Las Comunidades Autofinanciadas: principios y fundamentos

el

Está comprobado que la ayuda y la asistencia prolongada crean dependencia y, en consecuencia, la pérdida de valores tales como el trabajo y la confianza en el esfuerzo para superar las circunstancia adversas. Además, si bien es cierto que otras líneas de actuación han intentado variar este enfoque utilizando otros sistemas de microfinanzas, la gran dependencia respecto de unas estructuras de corte muy capitalista ha terminado por desvirtuar este concepto social.

La propuesta que promovemos desde ACAF pretende ser una alternativa viable porque se nutre de valores que quieren premiar el esfuerzo individual, sin infravalorar la solidaridad que realmente da sentido a la convivencia y a la vida en sociedad. Diferente del sistema de microcréditos en su acepción clásica, nuestro proyecto denominado Comunidades AutoFinanciadas (CAF) se basa en proveer un asesoramiento metodológico a los colectivos que lo desean para que puedan aspirar a una cierta autonomía, lo cual no será posible más que dentro de una comunidad. Más importante aún es el reto de estimular la capacidad y la responsabilidad de hacer frente a los obstáculos de la vida con iniciativas propias en las personas tradicionalmente víctimas del sistema vigente.

De esta manera, nuestro propósito radica en constituir a medio plazo una inercia capaz de embarcar las comunidades en un nueva dinámica de relaciones entre individuos y colectivos. Se trata de redefinir los poderes de decisión, incidiendo en un aspecto tan crucial como el poder financiero.

Por otro lado, en el contexto de los países desarrollados, los inmigrantes recién llegados y otros colectivos en riesgo de marginación se encuentran desplazados y, a veces, ignorados por la sociedad receptora. Además, no encuentran trabajo fácilmente ni tienen una red relacional a través de la cual puedan conseguir insertarse de una forma natural, para recibir los mismos servicios que cualquier habitante. La inmigración es un fenómeno de un crecimiento exponencial, que tiene que ser enfrentado con soluciones excepcionales. Los grupos ya formados representan un gran vehículo de integración para los inmigrantes y las personas recién llegadas al país, o con necesidades de participar en una red relacional.
La creación y el mantenimiento de una CAF no requieren importantes medios. La metodología diseñada para tal fin se adapta perfectamente a todos los contextos culturales y otorga a los grupos ya creados una autonomía total a la hora de de funcionar.
La vertiente pedagógica y participativa que sustenta las CAFs permite que cualquiera de sus miembros pueda ser un potencial promotor de la metodología, multiplicando así considerablemente las posibilidades de replicar el modelo.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Fernando dice:

    Resulta chocante que estén proliferando los créditos rápidos con intereses abusivos, cuando existen herramientas como las CAF, que además de solventar los problemas económicos prácticos, crean cohesión y comunidad.
    Desde Guadalajara, estamos intentando promover esta herramienta a nivel local, y prestaremos apoyo y asesoramiento a la creación de grupos. Hace dos semanas hicimos un artículo al respecto que mandamos entre nuestros socios.
    Gracias por la difusión, la herramienta winkomun y todo el esfuerzo por hacer de éste un mundo mejor. Estamos en contacto para apoyo mutuo.

    1. Gracias Fernando por el interés en el modelo de las Cafs. Estamos a vuestra disposición para lo que podáis necesitar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s